lunes, 7 de julio de 2014

El Cine, la música y algo mas. Series antiguas

RECORDANDO LOS CINES CHILENOS

 CINE ITALIA 
 AVENIDA ITALIA CON FRANCISCO DE BILBAO

  Estimados amigos, continuando este ciclo de cine del ayer recordaremos, los dibujos animados o series de Tv,   con su música que los acompañó en aquellos días de cine de Matinee. Mis recuerdos añoran aquella época  THE ARCHIES -BARNEY MILLER- THE JEFFERSONS-DALLAS-M.A.S.H-BARETTA-MR. MAGOO-ROAD RUNNER.
De esta ultima quiero escribir, algunos datos del Correcaminos y el Coyote esta serie del año 1949.

CORRECAMINOS Y EL COYOTE
FAST AND FURRY-OUS

En fast and Furry-ous conocemos a los protagonistas bajo nombres falsamente científicos que variaran de un episodio a otro.  El “argumento” de esta primera entrega puede resumirse en cinco palabras “El coyote persigue al correcaminos”.

 La caracterización de estos dos personajes es mínima. La única motivación del coyote es atrapar y comerse al Correcaminos.  Su obsesión, unida a una inventiva incansable, es un ejemplo perfecto de unos recursos demasiados ambiciosos combinados con una constante mala suerte.

El único objetivo vital del Correcaminos parece ser correr a la velocidad del rayo por oníricos paisajes desérticos; nunca llega a ninguna parte, pero continua corriendo y frustrando los los intentos de su perseguidor.  El Correcaminos solo tiene una expresión facial, una especie de sonrisilla que nunca desaparece (¿por qué habría de hacerlo si siempre gana?)  
A diferencia de la mayoría  de los animales de la Warner, estos dos nunca hablan entre ellos  (aunque el Coyote demostró ser bastante parlanchín en Operación Rabbit , un episodio atípico en el que Bugs Bunny sustituyó al Correcaminos) . De vez en cuando se comunican el uno con el otro o con los espectadores escribiendo algo en los postes de la carretera. 
En Fast and Furry-ous, se resalta la naturaleza absurda  de dicho modo de comunicación en un gag excelente: el Coyote pone una señal que se lee “ Niños Cruzando” con la esperanza que esto haga detenerse al Correcaminos ( para añadirle realismo, se disfraza de colegiala)
El Correcaminos pasa como una exhalación sin hacer el menor caso de la señal, pero luego vuelve, también vestido de niña y saca una señal que dice: “Los Correcaminos no saben leer”


Fecha : 1949
EE.UU.
Director  : Charles M. Jones
Reparto : Road Runner (Correcaminos)
                 Wile E Coyote (el Coyote)
Es la primera de las entregas que componen una popular serie que continuó hasta finales de la década  de 1960.  Esta película de dibujos animados presenta al Correcaminos  (Accellerati incredibus) y al Coyote (carnivorous vulgaris) y sus interminables persecuciones.


Algo mas : La música en Series de Tv vol. 3 (anteriores volumenes en este mismo sitio)

https://www.sendspace.com/file/ocbrns




Lcarecords

sábado, 5 de julio de 2014

In Memoriam "El Tuco"

RECORDANDO LOS CINES CHILENOS



CINE METRO VALPARAISO




Ha muerto "El feo". Así quería el propio Eli Wallach, fallecido  a los 98 años, que se le recordase en su epitafio, en honor a su personaje en “ El Bueno, el Malo y el Feo “, uno de los míticos westerns en los que trabajó.
"Il buono, il brutto, il cattivo", título original de la cinta dirigida por Sergio Leone en 1966, deparó a Wallach su papel más recordado, el de Tuco, el perspicaz bandolero mexicano que lucha junto a los personajes de Clint Eastwood y Lee Van Cleef por hacerse con un cargamento de oro en plena Guerra de Secesión.
Wallach decidió presentarse al casting de la cinta al enterarse de que Leone estaba buscando a alguien "feísimo". Logró el papel y cuando el realizador italiano le dijo que iba a hacer un "spaguetti-western" en Almería (España), le respondió que eso le sonaba a "pizza margarita".
Aquella era la tercera parte de la trilogía de Leone, que había rodado previamente "Per un pugno di dollari" ("Por un puñado de dólares") y "Per qualche dollaro in più" ("Por unos dólares más").
Además de ese filme, Wallach, con más de medio siglo de profesión a sus espaldas, rodó en el desierto almeriense otras tres películas de ese estilo: "Los cuatro truhanes" (1968), "Viva la muerte...tuya" (1972) y "El blanco, el amarillo y el negro" (1975).
SU CARRERA
Nacido el 7 de diciembre de 1915 en Nueva York, de padres judíos emigrados desde Polonia, fue uno de los rostros más reconocibles del Actor Studio, la escuela de interpretación donde se inculcaba la capacidad introspectiva y la creación interna del personaje.
Tras debutar en Broadway en 1945 y ganar el premio Tony en 1951 por "The Rose Tattoo", Wallach impresionó en su primer papel en el cine. Elia Kazan le dio la oportunidad en "Baby Doll" (1956), la versión para la gran pantalla de la obra de Tennessee Williams, donde compartía escenas con Karl Malden.



Ese papel le granjeó su única candidatura a los premios Globos de Oro, en la categoría de mejor actor de reparto. Sin embargo, él siempre huyó de los reconocimientos.
"Que los críticos elogien tu trabajo es como que el verdugo en la horca te diga que tienes un cuello bonito", dijo al respecto.
Poco después le llegaron dos de sus trabajos más conocidos, el del malvado Calavera a las órdenes de John Sturges en "Los siete magníficos" (1960),



 y "La conquista del Oeste" (1962), junto a Henry Fonda, Gregory Peck y James Stewart.

Wallach se mantuvo muy activo en la década de los 60, donde firmó títulos como "How to Steal a Million" (1966), de William Wyler, o "Mackenna's Gold" (1969), de J. Lee Thompson, e incluso apareció en la famosa serie de televisión de "Batman", donde encarnó con gran acogida a Mr. Freeze.


"Aún recibo muchos más correos electrónicos por aquel papel que por casi todo el resto de mi carrera", reveló hace unos años el propio intérprete.
LOS ÚLTIMOS DÍAS
A raíz de los 70 le resultó más complicado encontrar trabajos de prestigio, pero se mantuvo a flote a pesar de la escasa calidad de los títulos que rodó en los 80, cuando se volcó más en papeles para la televisión.
Fue la época en la que poco a poco terminó por convertirse en uno de esos secundarios de lujo de Hollywood, en producciones como "The Two Jakes" (1990), de Jack Nicholson,

 o la tercera parte de "El Padrino" (1990), en la que dio vida a Don Altobello, aquel mafioso tan aficionado al dulce.

El cine español también contó con su presencia en "Two Much" (1995), de Fernando Trueba, en la que encarnaba al padre de Antonio Banderas, y 37 años después de "El bueno, el malo y el feo" se reencontró con Clint Eastwood en "Mystic River" (2003), donde dio vida al propietario de una licorería.
En la pasada década también destacan sus apariciones en filmes como "Keeping the Faith" (2000), de Edward Norton, "The Hoax" (2006), de Lasse Hallstrom, y "The Holiday" (2006), junto a Cameron Díaz, Jude Law y Kate Winslet.
Además, en 2005 lanzó su autobiografía, "The Good, The Bad And Me: In My Anecdotage".
Wallach, cuya último aparición en la gran pantalla se pudo ver en "The Ghost" y "Wall Street: Money Never Sleeps", ambas de 2010, deja mujer (Anne Jackson, con quien se casó en 1948) y tres hijos.

A pesar de ser refractario a los premios y los halagos, Wallach tuvo la satisfacción de recibir aquel mismo año el Óscar honorífico de la Academia de Cine junto a otros "feos" como Francis Ford Coppola y Jean-Luc Godard.

Estimados amigos no podía sustraerme a recordar al "TUCO" y a tantos personajes que encarnó en la pantalla grande o la Tv.


                                       

Algo  mas  :  música que acompañó en sus películas o aquellas que fueron inspiradas en los personajes del Oeste.



Hasta siempre "Tuco".
Lcarecords 
(recopilaciones varias)




domingo, 22 de junio de 2014

El Cine la Música y algo mas. El Circo Chamorro


                                RECORDANDO LOS CINES CHILENOS                                              
 TEATRO IMPERIO ANTOFAGASTA


TEATRO GRAN VÍA ANTOGAGASTA


Amigos y seguidores de este sitio de la música de siempre o las buenas películas del ayer. Quiero llevarlos a inicios de los 50,  cuando por primera vez entre a un Teatro y fue nada más y  nada menos que en el TEATRO IMPERIO de Antofagasta  ubicado en calle Sucre y asistí a ver El Gran Circo Chamorro, tenía siete años y nunca pensé que  después de casi 60 años iba a escribir esta nota y decir que esta película la he vuelto a ver muchas veces.





El Gran Circo Chamorro es una película cómico dramática chilena del año 1955, escrita por Eugenio Retes y dirigida por José Bohr; los protagonistas son Eugenio Retes, Pepe Guixe y Malú Gatica. Su argumento se centra en la vida de Euríspides Chamorro, el dueño de un circo pobre chileno que realiza una multiplicidad de roles con el fin de financiar los estudios de su hijo.

 Trata de la vida de Euríspides Chamorro (Eugenio Retes), quien ha hecho de todo en un circo, de boletero a payaso, para pagarle los estudios de medicina a su hijo Fernando (Pepe Guixé). De pronto recibe un telegrama informándole que su hijo había concluido la carrera. Orgulloso del triunfo de su hijo, parte a Santiago a buscarlo, pero sufre una gran decepción al ver que se había retirado de la carrera hace años y pasaba las noches en una boîte de la capital, además de que el telegrama había sido invento de uno de sus empleados para quitarle el circo. Pese a los embates, sólo piensa en salir adelante nuevamente y recuperar el circo, realizando diversos trabajos, con dispares resultados. Eso sí, siempre representando el carisma y humor chileno, al amenizar con chistes, además de muy bien logradas escenas musicales.

El  gran circo Chamorro posee cada uno de estos elementos en cantidades apreciables como para que más de medio siglo después todavía sea capaz de sacarnos una sonrisa y producirnos algunas básicas emociones. Sin duda en buena parte es mérito del incombustible Eugenio Retes, el mejor roto de nuestro cine, (paradójicamente peruano de nacimiento), capaz por sí solo de realizar chambonadas obvias y seguir resultando entrañable e incluso divertido. Si más encima derrocha energía, buena onda y auténtica emoción, es comprensible que el público al verlo sienta nostalgia por los tiempos aquellos en que éramos más pobres, pero mejores, como Condorito.


No todo funciona igual de bien y las convenciones hacen costra sobre la superficie del relato, pero las canciones a cargo de Retes y de la inolvidable Malú   funcionan hoy como ayer, la ambientación es siempre convincente, el ritmo articulado para unir pobres y ricos, viejos y jóvenes, circo y alto mundo es de una directa eficacia, como no siempre se verá en los años siguientes del cine nacional.
Una lección de cine popular de época y una vacuna contra el adocenado naturalismo de vulgaridades que suele propinarnos el cine actual, en aras de un realismo que nadie ha pedido y del que después los realizadores se quejan cuando no tiene éxito.
Excelente película se puede ver con la familia, decente y con lenguaje respetuoso. Muy divertida para reírse sanamente los actores muy buenos, simpáticos, alegres, ojala hicieran películas así ahora.


EL CIRCO CHAMORO SE FILMO EN EL CIRCO DE LA FAMILIA CARTES Y VARIOS DE SUS ARTISTAS COMO DON OSCAR CARTES TRABAJARON ES ESTA HERMOSA PELICULA. 

(Portal memoria Chilena)

Los Invito a ver esta película.





Lcarecords



miércoles, 18 de junio de 2014

El Cine, la Música y algo Mas . El cine en chile

                                            
                              RECORDANDO LOS CINES CHILENOS
                           VALPARAISO  PLAYA ANCHA  
                                                                                  
                                               Teatro Iris  

                                                                    


                                           Teatro Odeón





PARTE DE LA HISTORIA DEL CINE EN CHILE

El cine de Chile tiene una historia de 116 años.
Se originó poco después del inicio de la cinematografía —ocurrido en el Salón Indien du Grand Café de París,  en Chile se estrenó en el salón de la Filarmónica de Iquique  el 20 de mayo de 1897  el documental Una Cueca en cavancha, del director Luis Oddo Osorio, una de las primeras cintas de Chile filmadas y exhibidas en ese país.

En las décadas siguientes, marcaron hitos Ejercicio general del Cuerpo de Bomberos (1902), la primera película completamente filmada y procesada en Chile; La baraja de la muerte (o El enigma de la calle del lord) (1916), considerado el primer filme argumental chileno; La transmisión del mando presidencial (1920), la primera cinta animada del país; y Norte y Sur (1934), la primera película Sonora de Chile. La película chilena más antigua que se puede ver en la actualidad es Un paseo a Playa Ancha (1903), dirigida por el francés A. Massonnier, uno de los aprendices de los hermanos Lumière.


Durante el gobierno de Juan Antonio Ríos y bajo el alero de la CORFO, el decreto 2581 de 1942 del Ministerio de Justicia creó Chile Films, con el objetivo de producir filmes no sólo para el público local sino también para el resto de América Latina, siguiendo como modelo el estilo de los estudios de Hollywood.


Aunque el «Día nacional del Cine» es el 21 de junio, la industria lo ha trasladado al primer martes de octubre.  


Cuando el cine arribó a las costas chilenas, en los últimos años del siglo XIX, fue rápidamente adoptado por la comunidad del entretenimiento. Los empresarios teatrales y revisteriles probaron suerte con este nuevo invento en los intermedios de sus espectáculos de variedades. De esta forma, el hogar natural del cinematógrafo fue, por mucho tiempo, el teatro. Aún cuando algunos galpones fueron acondicionados exclusivamente para representaciones cinematográficas, hasta la década de 1950, es muy difícil poder hacer una separación tajante entre sala de cine y sala de teatro.

Estas primeras salas presentaban, por supuesto, películas mudas, pero no por ello el espectáculo era silente. Por el contrario, las salas bullían de sonido, no sólo del pianista acompañante, sino de los espectadores que comentaban a viva voz el film, lo que provocaba constantes quejas de cinéfilos en la prensa. Ir al cine en las primeras décadas del siglo XX era un gran evento. Los asistentes se vestían con su mejor tenida; no era raro ver los días domingo cines repletos con espectadores parados en los pasillos o incluso siendo desalojados por la fuerza pública, para evitar accidentes.
 Las desgracias eran bastante habituales en estas salas, ya que el soporte de los films (nitrato de celulosa) era sumamente inflamable. La lista de incendios de teatros es larga y lamentable. La autoridad, municipal primero y luego central, dictó sucesivas ordenanzas a partir de la década de 1910 para evitar las tragedias, como la de disponer de máquinas en buen estado, operadores calificados, pasillos amplios, prohibición de fumar, desinfección permanente (para evitar contagios de gripes), etc.
La espectacularidad del cine hizo que ya para comienzos de la década de 1930 el cinematógrafo desplazara al teatro como primera opción de entretenimiento de los chilenos. La mayor parte de los teatros ofrecían cada vez más cine y menos obras en vivo. 
Entre los dueños de teatros se aseguraba que el biógrafo era el mejor negocio. 
Los principales desafíos que enfrentaron estos empresarios era ofrecer al público variedad de programas, cumplir las ordenanzas municipales y evitar la censura. Algunos empresarios comprendieron que, para atraer al público, debían preocuparse no solo de la importación de los films, sino también del espacio donde se exhibían.
 Se construyeron fastuosas salas, adoptando modelos extranjeros, los  "cine- palacios". Así, hubo salas de cine para todos los gustos, céntricas y en barrios, con entradas caras y baratas, etc. Se estima que hacia 1938 había cerca de 250 salas de cine en todo el país.

Con la penetración de la televisión y la crisis económica de la década de 1970, el negocio cinematográfico en Chile fue decayendo. A fines de esa década no se contaban más de 50 salas en todo el país. Frente a esta crisis, el Estado chileno intervino en un negocio que, hasta entones, estaba exclusivamente en manos privadas, nacionales y extranjeras. Durante el gobierno  de la Unidad Popular, el Estado pasó a administrar directamente salas de cine, en forma de arriendo, a través de Chile Films . El gobierno de Augusto Pinochet continuó con esta política y hasta 1988, año de privatización de Chile Films, el Estado administró diversos cines como los capitalinos Gran Palace, Imperio y Tobalaba, entre otros. En la década de 1990 el mercado del cine registró un gran remezón con la llegada de las cadenas internacionales Cinemark, Hoyts y Showcase, masificándose en todo el país el formato del multicine. Rápidamente la mayor parte de la oferta cinematográfica en Chile pasó a manos de empresas multinacionales (70% a nivel nacional, 90% en Santiago), registrándose además un gran aumento en el consumo cinematográfico. Actualmente se cuentan más de 200 salas en todo el país.

 Al parecer el cine volvió a ser una de las diversiones preferidas en las grandes ciudades chilenas.

  ( Portal Memoria Chilena)





 Un paseo a Playa Ancha (1903)

Lcarecords


domingo, 15 de junio de 2014

El Cine, la Música y Algo mas La Pelicula

                   RECORDANDO LOS CINES CHILENOS
                               
Cine Metro  Oficina María Elena
Estimados seguidores, por espacio de dos meses no pude salir como hubiese querido, por razones solo de salud.El presente ciclo se extenderá por  un par de meses

Amigos cofrades, hoy recordaremos aquella legendaria película “ CASABLANCA”


           
 Casablanca

                                  

                                                     
Pocos de los que intervinieron en la realización de esta película situada entre las mejores de todos los tiempos, imaginaban que sería mucho más que un melodrama de los cientos que se montaban en los estudios de la Warner. Fue todo cuestión de química, la combinación perfecta de ingredientes; reparto, escenario, tema y oportunidad del momento.
En el hervidero  de Casablanca en tiempos de la guerra, bajo la administración del gobierno colaboracionista de Vichy, el expatriado estadunidense  Rick (Bogart) regenta un glamoroso
Club nocturno.
Una  antigua amante, Ilsa Lund (Bergman), llega a la ciudad con su marido, un líder de la resistencia checa, Víctor (Henreid), que ha huido de un campo de concentración nazi. Le persiguen los alemanes, e Ilsa pide ayuda a Rick: necesita las cartas de transito que Rick ha conseguido de un delincuente local  (Lorre) que permitirían al matrimonio huir a un país neutral como Portugal para poder seguir luchando contra los nazis      
Si a esto sumamos el propietario de un club rival y líder del hampa local ( Greenstreet) , el corrupto jefe de la policía Renault (Rains) y un nazi empeñado en impedir la huida de Víctor ( Veidt), tenemos los ingredientes para una suculenta receta de intriga, traiciones y amores secretos.
 Rick  es el personaje ideal para Bogart: hastiado de la vida, lacónico, por no decir cínico, con una actitud que oculta una decencia arrepentida. Ilsa es la mejor interpretación de Bergman, fragil y apasionada. Rick habìa conocido a Ilsa en Paris, cuando ella creìa que su marido había muerto, pero tuvo que abandonarla y huir al norte de África cuando Alemania invadió Francia.  Ahora ella reaparece y pide ayuda a Rick.



La pasión entre ellos vuelve a encenderse y a pesar Rick entra en un peligroso juego de engaños para ayudar a Ilsa y Victor a huir.

Ha renunciado al amor de su vida por un bien mayor, ha perdido su negocio y su posicion en Casablanca  (porque le ha vendido al signor Ferrari el Rick´s Café Americain junto a su viejo amigo Sam y un grupo de personajes secundarios) y se ha convertido en fugitivo de la ley al haber matado al mayor Strasser.

                                              


Al final el policía corrupto Capitán Renault lo encubre de su crimen, al tiempo que en un gesto simbólico, tira a la basura una botella de agua de Vichy. Le propone que ambos dos antiguos cínicos que han demostrado ser unos patriotas ademas de unos sentimentales, se unan para luchar contra los nazis. Después de unos segundos de reflexión, Rick acepta y ambos se alejan en la niebla de la noche (¿niebla en Marruecos?) hacia un futuro desconocido. 

La ultima linea mitiga la tristeza de lo que podría haber sido un final pesimista sobre el sacrificio en época de guerra (frase final) “Louis, presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad”.

                                   


La película tuvo un éxito inesperado, en parte gracias a que, precisamente el año de su estreno, Casablanca fue invadida por tropas  estadounidenses, al comienzo de la contra ofensiva aliada europea y al cabo de unas semanas, se celebró allí una cumbre aliada. Pero sobre todo la película reflejaba los romances fugaces y el espíritu del deber en tiempos de guerra de modo similar a BREVE ENCUENTRO  (David Lean, 1945). Pese a que el guion se reescribía a diario durante el rodaje, la película ganó tres premios Oscar : al mejor guion ,al mejor director y a la mejor película.
Irónicamente su éxito puso fin  a la larga carrera del productor Hal B. Wallis en la Warner Brothers, que se indignó porque fue Jack Warner quien subió al escenario  a recoger el premio a la mejor película.    (escrito adaptación Lcarecords)
   

“As Time Goes By” es una canción compuesta por Hernan Hupfeld  para el musical de Broadway  de 1931  Everybody's Welcome. La canción fue cantada en el show original por Frances Williams  y fue grabada por varios artistas en 1931 incluyendo a Ruddy Vallee.
La canción fue llevada más tarde, en 1942 , a la película Casablanca  en la que un fragmento es interpretado por Dooley Wilson  en una de las escenas más recordadas de la historia del cine. La melodía de esta canción sirve además como base para la banda sonora  de la película. Una reedición de la versión de 1931 hecha por Rudy Vallee se convirtió en un éxito de ventas ese año. Un fragmento de la canción aparece en la secuencia de presentación de las películas de Warner Bros , ya que Casablanca es posiblemente su más famosa película. (Wikipedia)
El fragmento más conocido de la letra es:
You must remember this
A kiss is just a kiss, a sigh is just a sigh.
The fundamental things apply
As time goes by.
Que traducido significa:
Debes recordar esto
un beso es sólo un beso, un suspiro es sólo un suspiro.
Las cosas fundamentales suceden
mientras pasa el tiempo.









ALGO MAS   "Amores en tiempo de guerra"



Adiós a las armas (Frank Borzage 1932)

Magnifica adaptación de la novela de Hemingway ambientada en la Primera Guerra Mundial, con Gary Cooper en el papel del conductor de la ambulancia que deserta para reunirse con su amada, la enfermera Helen Hayes. En 1957 Rock Hudson y Jennifer Jones protagonizaron una ampulosa version.

Breve Encuentro  ( David Lean 1948)

Guion de Noel Coward.  Celia Johnson y Trevor Howard viven momentos furtivos de pasión y mantienen el tipo mientras toman el te en una estación de ferrocarril en tiempos de guerra. 


De aqui a la Eternidad  ( Fred Zinnemann 1953)

Basada en la novela de James Jones.  Rivalidad y crueldad y amor en una base de ejercito estadounidense durante la guerra del pacifico, con la famosa escena de pasión en la playa protagonizada por Burt Lancaster y Deborah kerr.

Solo Dios Sabe  ( John Huston  1957)

Un infante de marina Robert Mitchum y una monja Deborah Keer deben resistir tanto la tentación como la ocupación japonesa.

El Paciente Ingles  ( Anthony Minghella  1996)

La historia de amor entre Ralph Fiennes y Kristin Scott Thomas se revela gradualmente mediante Flashbacks, mientras la enfermera Juliette Binoche cuida las terribles quemaduras de Fiennes hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.


Lcarecords





jueves, 17 de abril de 2014

Cine Rotativo 4 en semana santa (jueves y viernes santo)

Recordando los Cine Chilenos
Cine Pompeya Villa Alemana



(donde vi por primera vez Ben Hur)


INVITACION   

Como todos los jueves Noticiario Chileno Emelco  




Comercial del Cine
Colgate y Silvia Pinal






Demetrius El Gladiador

Matinee 15.00 Jueves 17 de Abril 1963




Demetrius and the Gladiators es una película estadounidense de 1954, dirigida por Delmer Daves. Protagonizada por Victor Mature, Susan Hayward, Debra Paget y Anne Bancroft. en los papeles principales.
El guion está basado en los personajes creados por Lloyd C. Douglas en su novela The Robe. Es una secuela de la película El Manto Sagrado.

Demetrius (Victor Mature) ha abrazado la fe cristiana, pero la aparente muerte de su amada Lucía (Debra Paget) lo vuelve en contra de su fe y se transforma en un extraordinario gladiador alcanzando la fama y los favores de Mesalina (Susan Hayward), la esposa de Claudio (Barry Jones) y hermana del emperador Calígula (Jay Robinson). Pedro (Michael Rennie) intenta convencer a Demetrius de su error, pero sólo recibe humillaciones.






Música de películas en semana santa

Segunda parte Ben Hur.



Lcarecords